Contenido:
Descripción ilustrada de los comienzos del Monte Verità (gracias Terraxaman en su blog)

Visita histórica: El Monte de la Verdad


1879 - 1958      
Creador, guía itinerante, sabio      

Contracultura en Monte Verità, La Nación, Buenos Aires, 2002
PDF


Resumen sobre Otto Gross 2007

 Nuevo: 3.1.2018:

COMO CAMINOS EN LA NIEBLA
Los impetuosos días de Otto Gross
Una novela magistral que nos traslada a la vertiginosa vida de Otto Gross, uno de los personajes más fascinantes de la Europa de principios de siglo XX


Razón Cínica
Las afinidades afectivas de la melancolía y la modernidad
de Jorge Márquez Muñoz

(Max Weber en Ascona)    PDF

Nuevo 30.8.2018:

La otra piel: una novela enferma de mela
colía de Marcela Sánchez Mota: Comentarios de L. Carlos Sanchez y de Eduardo Cerdán



Esta página abre la puerta al mundo de Gusto Gräser
El poeta y profeta naturalista Gustav Arthur Gräser fue un personaje único en la primera mitad del siglo veinte. Los principales pensadores de la época vieron en él la personificación del „nuevo hombre“, la realización de los ideales de Nietzsche y Walt Whitman, y a la vez al nuevo San Francisco de Asis. Su vida, al margen de las reglas de la civilización, resultaba para muchos incomprensible, y provocaba escándalo y odio. Para otros, se convertiría en su ideal. Poetas tales como Hermann Hesse y Gerhart Hauptmann le concedieron un rango mítico.

Gran parte de su obra poética quedó sin imprimir en vida. Por medio de estrofas y poesías, escritas en tarjetas postales y pasquinas, invitaba a sus congéneres a llevar a cabo cambios radicales. La imagen que más resalta de él hoy en día es la de fundador del „Monte de la Verdad“ o, Monte Verità, en Ascona, convertido en símbolo de una contracultura basada en la devoción a la naturaleza y en la no-violencia.

Gräser nació el 16 de febrero de 1879 en Kronstadt, Transilvania, y falleció el 27 de octubre de 1958 en Freimann, cerca de Munich. En otoño de 1900, fundó junto con amigos la colonia para la transformación de la sociedad en el viñedo de Ascona. Durante decenios, propagó en „conversaciones públicas“ mantenidas en distintas capitales alemanas un nuevo renacimiento cultural. Su legado poético hace revivir los símbolos fundamentales de la humanidad.